Las apariencias engañan

Hoy la tendencia a modificar fotos es tan difundida que si alguien sube en redes una que no lleve filtro, a veces hasta agrega un hashtag para destacar este hecho. Eso sí, quien pone “#nofilter” podría estar mintiendo.

colaboradores

Jun1

B11

En el medio del arte, a veces se busca crear ilusiones ópticas. Por ejemplo, a lo largo de distintas épocas se ha utilizado la técnica trompe l'oeil, basada en imágenes realistas que parecen tridimensionales, a pesar de ser un simple dibujo o pintura. Esto se popularizó originalmente durante el período barroco, y artistas contemporáneos como el muralista alemán Rainer Maria Latzke lo siguen empleando. Las apariencias engañan.

 

 

TRASTORNOS

El presunto suicidio de Chris Cornell, precursor del grunge, tomó a muchos por sorpresa. Su viuda considera que es posible que ese acto fuera consecuencia de medicamentos que afectaran su mente. En todo caso, la actitud del músico había sido tal que ni sus amigos allegados estaban conscientes de que tuviera intención de quitarse la vida, y por lo visto sí. Las apariencias engañan. Algo similar a la situación de Cornell ha sucedido con muchos comediantes. El público quizá los perciba como alegres y divertidos, pero muchos de ellos son víctimas de depresión, como Robin Williams, quien aparentemente también se suicidó, o John Belushi y Chris Farley, quienes fallecieron por sobredosis. Las apariencias engañan.

 

Hablando de trastornos, generalmente se piensa que es obvio cuando alguien sufre de anorexia o bulimia, pues tiene un peso muy bajo. La realidad es que hay gente prácticamente huesuda por naturaleza, aunque coma bastante. A la vez, hay personas de constitución gruesa que sí experimentan un desorden alimenticio, pero nadie lo sospecharía pues siempre lucen un poco robustas a pesar de ayunar o vomitar con frecuencia. Y un gran secreto es que algunos y algunas modelos de fitness se preparan para sesiones de fotos con una alimentación digna de un anoréxico, quizá sumada a diuréticos y esteroides, para obtener músculos marcados y un aspecto “sano”. Las apariencias engañan.

 

DINERO

Si de dinero se trata, hay personas que lucen prósperas sin realmente serlo, y viceversa. El libro “The Millionaire Next Door”, de Thomas J. Stanley y William D. Danko, exhibe el hecho de que es más fácil que una maestra de escuela ahorre un millón de dólares antes de que un médico lo logre. La razón es que ella probablemente no sienta necesidad de invertir en símbolos de estatus como coches de lujo, membresías en un club campestre o casas en vecindarios exclusivos. El médico probablemente sí y, por lo tanto, ahorrar se le dificulta más. Si llevamos esta teoría al extremo, es posible que alguien que esté vestido de pies a cabeza con ropa de diseñador no tenga ni un quinto, pues se gastó todo en su atuendo. Las apariencias engañan.

 

LAS REDES

Las redes sociales, por su parte, también tienden a generar percepciones alejadas de la realidad. Un culpable de ello es el uso excesivo de Photoshop. Esto no es un concepto novedoso; los retratistas del pasado seguramente procuraban pintar de manera favorecedora a los nobles que les solicitaban cuadros. Y en internet es posible ver imágenes de estrellas de la época de oro de Hollywood antes y después de ser retocadas; la diferencia entre unas y otras es dramática. Claro, hoy la tendencia a modificar fotos es tan difundida que si alguien sube en redes una que no lleve filtro, a veces hasta agrega un hashtag para destacar este hecho. Eso sí, quien pone “#nofilter” podría estar mintiendo. Las apariencias engañan.

 

GASTRONOMÍA

En el medio de la gastronomía, está de moda preparar versiones vegetarianas o veganas de platillos tradicionalmente hechos con carne. Y en un recetario de los años 70 sugerían colocar una mitad de durazno sobre un espejo de crema inglesa. Parece un huevo estrellado, pero es un postre sencillo que encantaría a niños y adultos. Las apariencias engañan.

 

Casi todos hemos conocido a alguien que en un inicio simuló ser un gran amigo, aunque el paso del tiempo dejó en claro que era todo lo contrario. O, al revés, hemos conocido gente que de entrada parece pesada, y luego resulta ser encantadora. Para bien o para mal… las apariencias engañan.

Comentarios

Carla Monroy

Buen tema, divertido

Publicado hace: 6 months

Ricardo Flores

Los más peligrosos son los psicos!!

Publicado hace: 5 months











Google ads


More