Breve historia del Bloody Mary

El jugo de tomate no nació como una bebida para curar crudas, si no que se consideraba un elixir saludable - más o menos lo que ahora es el jugo verde de principios del siglo pasado en las clases aristócratas.

beber

Captura de pantalla 2017 03 24 a la s  20.09.51

 

Normalmente el Bloody Mary es una bebida que se toma de día, pero ¿de dónde salió esa tradición? La mayoría de nosotros no tomamos jugo de tomate en el desayuno (ni pensar en vodka), entonces por qué tomamos jugos de tomate preparados junto a chilaquiles o waffles en los llamados "brunches" ? (que en traducción libre sería algo así como el almuerzo dominical o desayuno tardío).
 
El jugo de tomate no nació como una bebida para curar crudas, si no que se consideraba un elixir saludable - más o menos lo que ahora es el jugo verde de principios del siglo pasado en las clases aristócratas. 
 
El chef americano Louis Perrin se lleva el crédito por crear y popularizar el jugo de tomate en 1917; mientras trabajaba en un resort francés en Indiana, aparentemente se quedó sin jugo de naranja e improvisó y maceró tomates y el jugo lo sazonó con sal, pimienta y especies. Pero fue un hombre de negocios de Chicago que vacacionaba y en el lugar se encontró con tan encantadora  la bebida, y sin dudarlo, se lo platicó a todos sus conocidos.
 
Es importante señalar que hacer jugo de tomate no es como exprimir naranjas, así que este jugo se popularizó hasta que se enlató en 1920 (el jugo de naranja tuvo que esperar más tiempo -hasta el final de la Segunda Guerra Mundial- igual que la Mimosa). Pero fue hasta 1928 que una campaña de publicidad sirvió para convertirse en un hit inmediato.
 
Ya popularizado como bebida saludable a principio de los años 30, no era considerada como un cura-crudas, pero muy pronto se mezcló con cerveza (red eye) y luego con vodka.
 
Lo que ahora es una bebida popular, no lo fue en un principio, más bien era una bebida elegante en París en los años veintes, donde en el Harry's bar  parisino le pusieron vodka y voilá nació el Bloody Mary. A los norteamericanos los cautivó la bebida que la probaron en esos paraísos húmedos  europeos durante la era de la prohibición en Estados Unidos.
 
En 1933 ya terminada la prohibición el bartender del St. Regis en Paris ( Petiot), se mudó a Nueva York y ahí le puso salsa tabasco, jugo de limón y salsa inglesa convirtiéndolo en la versión que conocemos a la fecha. 
Por lo pronto este clásico se toma solo de día (por favor), ya sea con vodka, ginebra, mezcal o cerveza y se recomienda ampliamente para comenzar una reparadora comida ( o desayuno tardío obvio). 
 

Comentarios











Google ads


More